DISEÑO EFICIENTE A. Zahner Company construye el presente y planifica el futuro con tecnologías de visualización

Durante casi 120 años, la empresa estadounidense A. Zahner Company ha estado a la vanguardia de la tecnología y la innovación en arquitectura, ingeniería y construcción. Hace poco, la empresa puso en marcha un sistema de diseño en la nube para mejorar la comunicación en un sector actualmente muy fragmentado y dinámico. Compass Magazine ha conversado con L. William Zahner, presidente y consejero delegado de A. Zahner, para saber cómo consigue innovar y alcanzar el éxito esta empresa en un mercado de alto riesgo.

A. Zahner Company es una empresa familiar. «Eso son 210 familias, una por cada empleado», afirma L. William Zahner, presidente y consejero delegado.

Fundada en 1897, esta empresa de arquitectura, ingeniería y construcción (AEC) comenzó haciendo cornisas metálicas decorativas para edificios. Hoy en día, la cuarta generación de esta saga familiar imagina, diseña, fabrica e instala algunas de las estructuras más innovadoras del mundo en colaboración con estudios de arquitectura de la talla de Frank Gehry o Zaha Hadid Architects.

Con una facturación cercana a los 50 millones de dólares, la empresa cuenta con 30 ingenieros de diseño y otros 90 empleados que trabajan en las áreas de producción e instalación. «Combinando experiencia, habilidad, tecnología y artesanía, simplificamos lo complejo y construimos los edificios a tiempo y dentro de presupuesto», asegura Zahner.

La firma trabaja en proyectos de arquitectura en los que es preciso conservar la intención del diseño, a pesar de las ineficientes complejidades de un sector que Zahner califica de «muy fragmentado». En un entorno tan poco estructurado, la empresa se ha propuesto el objetivo de reducir el mayor problema de la industria de la construcción: el riesgo.

UN NEGOCIO DE RIESGO

«Nuestro trabajo entraña mucho riesgo porque hacemos cosas a gran escala que parecen muy complejas y que nunca se han hecho antes, en un sector propenso a salirse del presupuesto y acabar en los tribunales», explica Zahner. Para reducir el riesgo y recortar el coste de los proyectos, la empresa utiliza la visualización 3D basada en la nube para comunicar los diseños y definir con precisión cómo se acometerán y fabricarán esos diseños. «Esto reduce los residuos, la mano de obra, los materiales, el peso y los costes sin afectar lo más mínimo a la calidad».

La complejidad es inherente a la necesidad de la empresa de colaborar con numerosos propietarios, socios, agentes implicados, contratistas y grupos de interés, incluidos los planificadores urbanísticos y organismos reguladores, además de lidiar con estructuras cada vez más grandes y complejas. Según Zahner, muchas veces el riesgo percibido limita la creatividad y desalienta la innovación.

Pero al comunicar ideas y planes visualmente mediante una representación digital a través de la nube, la empresa logra explicar su visión de una forma que todo el mundo puede entender, en cualquier idioma y sin necesidad de conocimientos específicos. Esto está en sintonía con el documento 2016 Construction Strategy del gobierno británico, que hace hincapié en que mejorar las relaciones y la colaboración con los clientes y la cadena de suministro es clave para fomentar la innovación y reducir el riesgo, de la misma forma que la transparencia de costes y el trabajo colaborativo contribuyen a aumentar la rentabilidad.

GRANDES EXPECTATIVAS

«Construir donde no hay líneas rectas puede resultar confuso», afirma Zahner. «Nuestro trabajo es hacerlo sencillo, y esto aumenta la confianza de los empleados para explorar, colaborar e innovar con nuevas ideas». Un mayor conocimiento también genera eficiencias que reducen la redundancia de los procesos y ahorran nada menos que el 20 % del coste de un proyecto. Recientemente, Zahner utilizó este proceso para eliminar redundancias en el proyecto de un edificio del Palacio de Justicia federal de EE. UU. que superaba el presupuesto en 6 millones de dólares; acabó entregando el proyecto por 1,5 millones de dólares menos de lo presupuestado originalmente.

La Inner Arbor Trust (IAT) contrató a A. Zahner Company para realizar la ingeniería de arquitectura del anfiteatro Chrysalis de Columbus (Maryland), diseñado por el estudio Marc Fornes & THEVERYMANY de Nueva York. El presidente y consejero delegado de la IAT, Michal McCall, declaró que los 460 m2 del espacio escénico, totalmente curvilíneo, «parecerán un elemento vivo del entorno, que se fusiona con el bosque y el cielo».

«Comunicar los diseños y las ideas con paneles 3D basados en la nube nos permite ver la evolución y conocer cada detalle de este complejo proyecto, desde cualquier lugar», apunta McCall. «Nos da confianza en el diseño y es agradable de usar». Según McCall, «en una era de transparencia, el software nos deja intuir los desafíos y las soluciones, y nos hace ser conscientes de detalles que de otro modo pasarían inadvertidos. Su apuesta decidida por las soluciones en la nube nos convenció de que A. Zahner Company está a la vanguardia del sector».

En los diseños actuales más icónicos con fachadas curvas impresionantes, la precisión detallada de bordes y uniones es fundamental para lograr el equilibrio estético. «Trabajamos en edificios bellos que requieren un acabado atractivo», señala Zahner. «Creamos visualizaciones digitales de edificios que algunos clientes dudan que podamos llegar a construir. Entonces les invitamos a visitar la fábrica y les demostramos con ejemplos físicos que se pueden hacer unos diseños totalmente innovadores que superen sus expectativas».

Un ejemplo de esto es el Petersen Automotive Museum de Los Ángeles, inaugurado en diciembre de 2015 tras una remodelación que costó 90 millones de dólares. El crítico de arquitectura de Los Angeles Times, Christopher Hawthorne, describió la nueva fachada de acero inoxidable y aluminio de color rojo, diseñada por A. Zahner Company, como «la más extrovertida jamás construida en una ciudad famosa —tristemente famosa, en algunos barrios— por su exuberancia arquitectónica».

POR UN FUTURO MÁS INTELIGENTE

Tras 120 años de éxitos como negocio familiar, la compañía ahora está invirtiendo en las generaciones futuras. «En el futuro, los edificios se adaptarán dinámicamente al entorno con estructuras que responderán a las necesidades de las ciudades inteligentes, poblaciones inteligentes y climatología cambiante», vaticina Zahner.

«Se inventarán nuevos acabados de superficies capaces de generar y almacenar energía e incluso de purificar el aire. Los robots se encargarán de buena parte de la construcción física. Veremos incluso la aparición de maestros diseñadores, profesionales que se enfrentarán a la fragmentación del sector AEC y a la ineficiencia asumiendo el papel histórico de los maestros constructores, que utilizarán la tecnología para ver cómo encaja todo el conjunto».

En sintonía con los principios de la empresa («por un futuro más inteligente»), A. Zahner Company está investigando e innovando en avances empresariales que exploten al máximo su conocimiento y experiencia con tecnología de la nube para garantizar la implicación de todos los departamentos.

«Nos estamos reinventando para estar a la vanguardia de este sector con nuevas iniciativas empresariales que promuevan la participación de los empleados y el éxito de todos», explica Zahner. Los avances tecnológicos, los robots, la nueva mentalidad y una marcada personalidad artística y creativa seguirán siendo el motor de todas esas familias durante los próximos 120 años.

por Nick Lerner Ir arriba
por Nick Lerner

Zahner explica el proceso de diseño del anfiteatro Chrysalis: http://3ds.one/Chrysalis