DISEÑO EFICIENTE Minoristas y diseñadores empiezan a implantar la impresión 3D

Las empresas elogian la impresión 3D por su mayor libertad de diseño, ahorro de costes y ciclos de producción más cortos. Las ventajas de esta tecnología empiezan a ser evidentes no solo en las fábricas, sino también en las tiendas.

Cuando uno quiere hacer ejercicio para mejorar la forma física, lo más probable es que vaya a una tienda de deportes y se compre unas zapatillas de running . Pero si esas zapatillas son duras, le crean ampollas o sencillamente no le resultan cómodas, no las utilizará mucho y seguramente nunca volverá a repetir la misma marca.

A fin de garantizar la satisfacción de los usuarios, Adidas está probando la tecnología de impresión 3D para crear unas entresuelas a medida que sujeten y protejan con precisión el contorno y los puntos de presión de los pies de cada persona. Actualmente en prototipo, el concepto Futurecraft 3D de la compañía se creó en colaboración con Materialise, empresa especializada en software y servicios de fabricación aditiva con sede en Lovaina (Bélgica).

La idea es que un día el usuario entre en una tienda Adidas, se suba a una cinta de correr, dé unas zancadas y pueda hacer el pedido de una zapatilla a medida impresa en 3D, con unas entresuelas con la forma exacta de su pie.

«Desde el principio, la impresión 3D nos ha dado una gran libertad de diseño para hacer objetos más estéticos y optimizados para la función que deben desempeñar y no para el proceso de fabricación, y así se ha puesto de manifiesto en nuestra alianza con Adidas», explica Alireza Parandian, responsable de desarrollo de negocio de wearables de Materialise. «La libertad de diseño se puede llevar a su máxima expresión, es decir, a la individualización».

UNA NUEVA MENTALIDAD

A diferencia de la fabricación tradicional, que consiste en cortar trozos de materiales sólidos para crear una pieza, la fabricación aditiva —también conocida como impresión 3D— casi siempre utiliza equipos y software de modelización 3D para obtener capa a capa productos acabados a partir de distintos materiales, como plástico, nilón, epoxi, resinas e incluso hojas de papel.

«DAR MÁS CONTROL A LAS PERSONAS E INCORPORAR SUS APORTACIONES AL PRODUCTO FINAL ACABARÁ GENERANDO UN GRAN VALOR AÑADIDO. ESO ES LO QUE OFRECE LA FABRICACIÓN ADITIVA».

ALIREZA PARANDIAN RESPONSABLE DE DESARROLLO DE NEGOCIO PARA WEARABLES DE MATERIALISE

La tecnología permite crear productos para una amplia gama de sectores de artículos de consumo, como wearables, artículos para el hogar, monturas de gafas, joyas, equipajes y juguetes, así como productos de ortopedia y medicamentos. La lista crece rápidamente a medida que la impresión 3D va llegando a hogares y oficinas. Los expertos en fabricación aditiva vislumbran el día en que, por ejemplo, un cliente con una pieza defectuosa de una aspiradora pueda simplemente entrar en el sitio web, descargarse el archivo CAD correspondiente e imprimir en 3D la pieza de recambio.

La rápida expansión de esta tecnología mantiene en continua evolución empresas como Arcam, con sede en Mölndal (Suecia), especializada en máquinas de fusión por haz de electrones (EBM) utilizadas principalmente en las industrias aeroespacial y de implantes ortopédicos.

«Empezamos como un proveedor de impresoras 3D para crear prototipos, pero nos hemos acabado convirtiendo en un proveedor de máquinas de taller», señala Magnus René, presidente y consejero delegado de Arcam. «Nuestros clientes emplean nuestras máquinas para aplicaciones de producción real, lo cual está mostrando el camino a otras empresas y les está haciendo darse cuenta de que pueden usar este método para su propia fabricación. Cada vez hay más gente que descubre que la fabricación aditiva puede ser un método de producción viable».

CONTROL DEL DISEÑO

Las empresas pioneras se están encontrando con que la fabricación aditiva puede mejorar ostensiblemente el diseño de los productos. «Con la fabricación aditiva todo es más eficiente», afirma René. «Las empresas pueden fabricar con menos costes de mecanizado y menos costes iniciales, e incluso eliminar parte de esos costes. Con todos los avances que se están produciendo, las tecnologías de fabricación aditiva cada vez serán más eficientes».

Según Parandian, la fabricación aditiva engloba tres competencias básicas: calidad, fiabilidad y trazabilidad. Son aspectos muy importantes en industrias fuertemente reguladas, como la medicina o la aeronáutica. Con la flexibilidad de la fabricación aditiva, las empresas deben garantizar que cumplen la normativa desde el principio.

«NUESTROS CLIENTES EMPLEAN NUESTRAS MÁQUINAS PARA APLICACIONES DE PRODUCCIÓN REAL, LO CUAL ESTÁ MOSTRANDO EL CAMINO A OTRAS EMPRESAS Y LES ESTÁ HACIENDO DARSE CUENTA DE QUE PUEDEN USAR ESTE MÉTODO PARA SU PROPIA FABRICACIÓN».

MAGNUS RENÉ PRESIDENTE Y CONSEJERO DELEGADO DE ARCAM

«En el sector médico tenemos una línea de productos para nuestras guías quirúrgicas, que tienen que cumplir ciertas normas de la industria médica, y también tenemos un modelo parecido para la industria aeronáutica», explica Parandian. «En el área de wearables, tenemos una línea de productos certificados para las gafas. Los wearables son un sector muy exigente con la cuestión estética, y exigen un gran nivel de calidad, control y conformidad».

UN IMPACTO POSITIVO

Andy Middleton, presidente para EMEA de Stratasys —fabricante de impresoras 3D y sistemas de producción con sede en Eden Prairie (Minnesota, EE. UU.)—, cree que la clave para favorecer la adopción generalizada de la impresión 3D en las empresas de bienes de consumo, que necesitan producir millones de productos, pasa por demostrar que es más eficaz que los métodos tradicionales.

«Para producir cantidades de poco volumen o piezas bajo demanda que mejoran los flujos de trabajo, el paso de la impresión 3D del laboratorio de prototipos a la planta de producción aporta ventajas notables», asegura Middleton. «Creo que las ventajas de la impresión 3D y el hecho de que cada vez haya más empresas que adoptan esta tecnología tan eficiente como rentable serán fundamentales para favorecer los avances en el sector manufacturero».

Tanto en este sector como en el comercio minorista, Parandian cree que el futuro de la fabricación aditiva pasa inexorablemente por trasladar más poder de creación al diseñador y también al consumidor, como ya hace Adidas.

«Dar más control a las personas e incorporar sus aportaciones al producto final acabará generando un gran valor añadido», asegura. «Eso es lo que ofrece la fabricación aditiva».

por Sean Dudley Ir arriba
por Sean Dudley

Vea el FutureLab de Adidas en acción: http://3ds.one/adidas