HACIA UN FUTURO HOLOGRÁFICO Las pantallas holográficas ganan terreno en el mundo de los negocios

El ganador del premio Nobel de Física Dennis Gabor desarrolló la teoría de la holografía en 1947, que se expandió al inventarse los lásers en 1960. En la actualidad, la holografía podría llegar a formar parte de nuestra vida cotidiana gracias a la combinación de los avances en virtualidad inmersiva y la ingente cantidad de datos de que disponemos.

En el 2012, Narendra Modi, líder del Partido Bharatiya Janata y primer ministro de Guyarat, inscribió su nombre en el libro Guiness de los récords cuando el director de Bollywood Mani Shankar y su ayudante Raj Kasu utilizaron los sistemas de proyección holográfica de la empresa británica Musion para que el «avatar» 3D de Modi apareciera simultáneamente en 53 mítines públicos durante la campaña electoral de la Asamblea Legislativa de este estado indio. Dos años más tarde, Modi se convirtió en el primer ministro de la India tras utilizar la misma tecnología para proyectar su imagen en 126 lugares de forma simultánea para dirigirse a 100 millones de votantes en unos 3500 actos celebrados en 1500 localidades en 45 días.

Como la mayor parte de la tecnología holográfica que existe, los sistemas de Musion son una versión moderna del Fantasma de Pepper, una técnica de ilusionismo del siglo XIX utilizada en teatro que refleja la imagen de una persona sobre una superficie oculta para simular la aparición de un fantasma sobre el escenario. Pero gracias a los avances de la técnica ahora se pueden crear hologramas 3D realistas con los que las personas pueden interactuar, aprender e incluso vender productos.

«Las experiencias de realidad aumentada (AR), en las que la gente puede visualizar una capa de información digital sobre el mundo físico e interactuar con ella son cada vez más habituales», explica Martin Richardson, que obtuvo el primer doctorado del mundo en imágenes holográficas en 1988 y ahora es profesor de Holografía Moderna en la Universidad De Montfort (DMU) de Leicester (Reino Unido).

«Aunque los hologramas 3D auténticos se crean por la interferencia de rayos de luz de una fuente de luz coherente, las leyes de la física nos impiden enfocar la luz sobre la nada», asegura Richardson. «Por lo tanto, las soluciones holográficas modernas combinan la AR con el Fantasma de Pepper para producir lo que consideramos hologramas 3D».

ALGO MÁS QUE UN TRUCO

En la actualidad, los distintos tipos de virtualidad inmersiva (iV) —realidad aumentada, virtual y mixta— tienen aplicaciones en muchos ámbitos. Empresas de todo el mundo están desarrollando pantallas holográficas que podrían cambiar la forma en que trabajamos, aprendemos e interactuamos.

Por ejemplo, Microsoft ha desarrollado Microsoft HoloLens, unas gafas holográficas que, según la empresa, son el primer ordenador holográfico autónomo.

«HoloLens es una plataforma de realidad mixta que muestra a los usuarios hologramas en determinados objetos o lugares de su entorno», explica Lorraine Bardeen, directora general de Microsoft HoloLens. «También pueden interactuar con hologramas mediante la voz y las manos, igual que con objetos reales. HoloLens, que se comercializará en ocho áreas geográficas a partir de diciembre de 2016, tiene muchas aplicaciones prácticas».

En el caso de la Case Western Reserve University (CWRU) y la Cleveland Clinic, por ejemplo, HoloLens se utilizará para enseñar anatomía en su programa conjunto del Campus de Educación Sanitaria que se impartirá en Cleveland (Ohio) a partir de mediados de 2019.

«Con HoloLens, los alumnos y el profesor pueden ver la misma imagen holográfica del cuerpo y también verse unos a otros, aunque el profesor esté en otra ciudad», asegura Mark Griswold, responsable del proyecto HoloLens de la CWRU y director de Interactive Commons, una iniciativa de la CWRU dedicada a la innovación en investigación y aprendizaje basada en imágenes.

«En cuanto al propio holograma, los alumnos pueden ver un órgano en tres dimensiones desde todos los ángulos, con todas las formas y capas que contiene», añade Griswold. «El profesorado puede mostrar diferentes patologías, como un tumor cerebral, líquido en un pulmón o un trombo en una arteria coronaria».

El Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, en Pasadena (California), ha colaborado con Microsoft para desarrollar varias aplicaciones basadas en HoloLens. Con una de ellas, ProtoSpace, los ingenieros pueden diseñar equipamientos espaciales a partir de visualizaciones holográficas a escala real, en lugar de realizar diseños asistidos por ordenador. Con Sidekick, otra de estas aplicaciones, los astronautas de la Estación Espacial Internacional pueden acceder a manuales de instrucciones holográficos y realizar tareas complejas trabajando codo con codo con expertos en la Tierra. El proyecto OnSight permite a los científicos caminar virtualmente sobre Marte sin moverse de la Tierra a través de las imágenes y los datos obtenidos por el vehículo Curiosity en el planeta rojo.

«Según nuestros estudios, los científicos pueden comprender mucho mejor una situación o el diseño de una nave espacial cuando la visualizan con unas gafas de realidad virtual en lugar de una pantalla de ordenador», afirma Jeff Norris, responsable de innovación en las Operaciones de Misiones del JPL de la Nasa. «Hemos recibido críticas muy positivas porque las visualizaciones holográficas encajan a la perfección con la capacidad innata de los humanos de explorar, y esto les permite investigar Marte de un modo parecido a como se hace en la Tierra. De momento solo hemos puesto en práctica una pequeña parte de todo lo que se puede hacer con la realidad mixta en el espacio».

UNA VISIÓN MÁS AMPLIA

Mientras que con la mayor parte de los sistemas holográficos los usuarios deben llevar gafas específicas para ver las proyecciones 3D, empresas como FoVI 3D, con sede en Texas (EE. UU.) están creando pantallas que puede ver mucha gente a la vez.

«Las mesas holográficas We‑R (We‑Reality) de FoVI 3D crean proyecciones 3D que pueden ver varios usuarios a la vez, por lo que resultan perfectas para colaborar en tiempo real», explica Mike Masters, director de Marketing de FoVI. «Los principales beneficiarios serán los sectores del gas y el petróleo, la administración pública, el entretenimiento y la salud. Por ejemplo, un equipo médico podría analizar el holograma del corazón de un paciente para desarrollar un plan quirúrgico integral, o estudiar su flujo sanguíneo».

«CON HOLOLENS, LOS ALUMNOS Y EL PROFESOR PUEDEN VER LA MISMA IMAGEN HOLOGRÁFICA DEL CUERPO Y TAMBIÉN VERSE UNOS A OTROS, AUNQUE EL PROFESOR ESTÉ EN OTRA CIUDAD».

MARK GRISWOLD DIRECTOR DE INTERACTIVE COMMONS DE LA CWRU

Lo mismo opina Ashley Crowder, directora ejecutiva de VNTANA, una empresa de California que diseña soluciones holográficas.

«Los hologramas son la única solución de realidad aumentada que se puede utilizar en grupo, y su capacidad de sorprender cambiará drásticamente la forma en la que interactuamos», vaticina. «La solución holográfica interactiva y escalable de VNTANA ayuda a las empresas a publicitar sus productos y servicios y atraer a clientes a espacios públicos, como cines, tiendas, ferias comerciales o acontecimientos deportivos. VNTANA también recopila datos de los clientes y se integra con los medios sociales, de modo que las empresas pueden captar nuevos clientes y difundir su imagen en las redes mediante contenidos generados por los usuarios».

PANTALLAS PORTÁTILES

Algunas empresas también están diseñando pantallas holográficas más fáciles de transportar. La empresa londinense Kino‑mo, por ejemplo, ha desarrollado Holo Display, una pantalla holográfica conectable a cualquier dispositivo que carga una imagen de un smartphone y la proyecta de inmediato en 3D. Las proyecciones se pueden ver a simple vista y se han probado en veinte establecimientos del Reino Unido (bares, discotecas, centros comerciales y casinos).

«Las encuestas han revelado que Holo Display captó la atención de los clientes con gran eficacia, impulsó las ventas y aportó una imagen de innovación a las marcas y establecimientos participantes», relata Art Stavenka, cofundador de Kino‑mo, haciendo hincapié en que gracias a estas pruebas se han multiplicado las reservas por parte de importantes marcas e instalaciones. «En el futuro, la gente podrá utilizar las manos para interactuar con objetos 3D en el Holo Display de Kino‑mo, ver vídeos o mensajes de redes sociales en tiempo real y en el aire, y escanear objetos para proyectarlos como holografías».

True 3D Display es otra tecnología, desarrollada por Aerial Burton, empresa con sede en la ciudad de Kawasaki (Japón). Dicha empresa sostiene que ha creado hologramas disparando un láser infrarrojo pulsado de 1 KHz sobre un escáner 3D. El escáner refleja y enfoca los impulsos sobre puntos predeterminados en el aire, sin que reboten en superficies de cristal, humo o agua. Las moléculas crean puntos de plasma que forman el holograma. Como está en tres dimensiones, la imagen se ve de forma distinta desde diferentes ángulos.

«Nuestro dispositivo portátil puede proyectar de forma inmediata cualquier imagen o mensaje escrito para que lo vea un público amplio, una solución muy útil en estados de emergencia a gran escala», explica Hidei Kimura, fundador y director ejecutivo de Burton Inc., empresa propietaria de la patente. «Dibujamos flechas para que la gente sepa hacia dónde dirigirse para ponerse a salvo o emitimos señales de advertencia flotantes. Estamos desarrollando el sistema para que la gente pueda escanear códigos QR en el aire con sus smartphones y vea información en tiempo real».

LA FOTÓNICA Y EL FUTURO

Aunque los investigadores todavía no han podido explotar todo el potencial de la holografía, Richardson, de la DMU, prevé que en un periodo de entre 10 y 20 años se disparen sus aplicaciones comerciales.

«La fotónica provocará un cambio estructural enorme en el que se utilizarán lásers y fotones de luz individuales para enviar información, lo que facilitará todavía más el acceso a los datos necesarios para crear holografías reales», añade. «Al principio transformará sectores comerciales como la asistencia sanitaria, la arquitectura y la ingeniería, y a la larga su precio se abaratará hasta alcanzar el mercado de consumo. Puede que incluso lleguemos a tener smartphones que graben imágenes holográficas de eventos en tiempo real». ◆

por Rebecca Gibson Ir arriba