ESTEREOTIPOS GENERACIONALES ¿Son compatibles la generación del milenio, la generación silenciosa, la del baby boom y las generaciones X y Z?

Por primera vez en la historia moderna, el mercado laboral está compuesto por trabajadores de cinco generaciones distintas: la generación silenciosa, la del baby boom, los millennials y las generaciones X y Z. Para sacar el máximo provecho a esta diversidad, los expertos instan a las empresas a ignorar los estereotipos negativos que etiquetan a cada uno de estos grupos y a trabajar en todo lo que pueden aportarse mutuamente.

Los datos demográficos del mercado laboral están cambiando. Los miembros de más edad de la generación Z (los nacidos a partir del 2000) empiezan a incorporarse al mundo laboral, mientras que los integrantes de la generación del milenio (nacidos en las décadas de los ochenta y los noventa) representarán la mitad de la población activa en 2020, según un estudio de PwC titulado Millennials at work: Reshaping the workplace. Además, aunque una gran parte de la generación del baby boom (nacidos entre 1946 y 1964) y de la generación silenciosa (nacidos antes de 1946) ya están en edad de jubilarse, no son pocos los que han optado por seguir trabajando.

«Esto significa que, por primera vez en la historia, coincidirán cinco generaciones», explica David DeLong, presidente de la consultora Smart Workforce Strategies e investigador invitado del AgeLab, un programa de investigación multidisciplinaria del MIT (Massachusetts Institute of Technology). «Muchos expertos opinan que esto crea una nueva dinámica que desembocará en una brecha intergeneracional, de lo que se deduce que existen diferencias significativas entre las generaciones».

CONJETURAS

Con frecuencia, los millennials reciben críticas negativas de sus superiores. «Nunca antes había observado tanto menosprecio hacia una generación», afirma Robert Goldfarb, un consultor de administración de empresas de 85 años radicado en Nueva York, y autor de What’s Stopping Me from Getting Ahead?. «Muchos directores de empresas me han dicho que los millennials son perezosos, que tienen poca ética y que pertenecen a una generación de niños mimados por “padres helicóptero” que supervisan todo lo que hacen. En mi opinión, esta crítica, aparte de ser muy dura, es infundada».

44 %

Porcentaje de millennials que dejarían su lugar de trabajo en un plazo de dos años si tuvieran ocasión

La falta de lealtad es otro reproche que recibe esta generación. La consultora internacional Deloitte Touche Tohmatsu encuestó a 7770 titulados universitarios de esta generación de 29 países que trabajaban a tiempo completo en grandes empresas del sector privado, y concluyó que el 44 % de los encuestados dejarían su actual puesto de trabajo en un plazo de dos años si se les presentara la ocasión. Por el contrario, en una encuesta reciente realizada por Associated Press‑NORC Center for Public Affairs Research, el 40 % de los encuestados pertenecientes a la generación del baby boom afirmaron haber trabajado para la misma empresa durante más de dos décadas.

Según el doctor Brian Beach, investigador invitado del International Longevity Centre de Londres, los trabajadores más jóvenes consideran que las generaciones anteriores son más inflexibles y representan unos costes superiores para las empresas. «También creen que enferman más», explica, «pero la realidad los contradice».

Sin embargo, no todo son prejuicios. «Los millennials —y estoy seguro de que lo mismo se puede decir de la generación Z— son muy competentes a nivel técnico», afirma Goldfarb. «Su mejor baza es su alta capacidad técnica, y les resulta mucho más fácil aprender a utilizar nuevos programas que a las generaciones anteriores».

Jean Martin, arquitecto de soluciones de recursos humanos en la empresa de tecnología CEB de Arlington (Virginia, EE. UU.) cree que los baby boomers son apreciados porque poseen gran parte de la propiedad intelectual que genera conocimiento, el capital social de las principales redes dentro y fuera de la empresa, y el conocimiento tácito de cómo funcionan las cosas. «Nuestros datos indican que resisten muy bien la presión y que son capaces de sobreponerse a los contratiempos en el trabajo», añade.

Andrew Morris, director de la empresa de selección Robert Half de Sydney (Australia), considera que estos prejuicios generacionales son muy injustos. «Estas diferencias también ponen palos en las ruedas a la comunicación, lo que puede minar la moral de los trabajadores», advierte. «Su compromiso con la empresa puede verse afectado, hasta el punto de que se planteen dejarla».

REALIDAD O FICCIÓN

Jessica Kriegel, consultora de desarrollo organizativo de Oracle Corporation y autora del libro Unfairly Labeled: How Your Workplace Can Benefit From Ditching Generational Stereotypes, afirma que todos los estereotipos sobre las diferentes generaciones son dañinos, incluso los positivos. «Es obvio que cada persona es distinta, pero es que esto también es aplicable a las personas de una misma generación», afirma. «Generalizar sobre toda una generación no aporta absolutamente nada. En los Estados Unidos hay 80 millones de millennials, pero se generaliza a partir de estudios realizados con menos de 10 000 personas, y esto no tiene ningún sentido».

Lo mismo opina Yeesan Loh, directora de diseño y estrategia del estudio de arquitectura Gensler del Reino Unido. «Haber nacido en un determinado momento no significa que estemos cortados por el mismo patrón que nuestros coetáneos», escribe Loh en una reciente entrada del blog del Virgin Group. «Además, una generación se entremezcla con la siguiente. ¿Qué pasa con la gente nacida en el umbral? ¿O con aquellos trabajadores de países que se han industrializado hace poco? Existen muchos otros factores que se deben tener en cuenta».

ESTRATEGIA DE ÉXITO

Stacey Truitt, abogada y especialista en formación y desarrollo empresarial de Edwards (Colorado, EE. UU.), cree que para integrar con éxito las diferentes generaciones en el lugar de trabajo las empresas deben eliminar los estereotipos y fomentar las prácticas intergeneracionales. «He hablado con varias empresas importantes que tienen consejos consultivos intergeneracionales, lo cual me parece una idea interesante», explica.

En la empresa tecnológica Dell existe un grupo de recursos para empleados llamado Gen Next que fomenta la colaboración entre personas de distintas generaciones. «El grupo Gen Next no se dirige solo a los empleados más jóvenes, sino también a los miembros de equipos con más experiencia de diferentes ámbitos de la empresa, que pueden apoyar a los recién licenciados y transmitirles conocimientos», explica Tim Loake, director de Dell Services en el Reino Unido y uno de los impulsores de Gen Next. «Este grupo fomenta el intercambio de ideas entre sus miembros y aporta a la empresa todo el conocimiento de los recién licenciados y sus colegas más veteranos».

Las tutorías inversas también pueden promover la inclusión. Por ejemplo, la multinacional de servicios financieros Credit Suisse ha emparejado a René Schrackmann, de 28 años, con Daniel Niggli, de 53, como parte de un programa en el que los empleados más jóvenes asesoran a otros de más edad. Schrackmann ofrece a Niggli conocimientos en varios ámbitos, como las redes sociales, la gestión del tiempo y la multitarea.

«Nuestro caso ha funcionado muy bien», explica Schrackmann en una entrevista publicada en el sitio web de la empresa. «Aunque se supone que el tutor soy yo, el aprendizaje fluye en ambas direcciones. Daniel trabaja en Credit Suisse desde hace 35 años. Me fascina tener ante mí una trayectoria profesional así y ver reflejados mis planes de futuro, además de poder contar con su opinión en todo momento». ◆

por Lindsay James Ir arriba
por Lindsay James

Descubra cómo motiva Richard Branson a los trabajadores del futuro
http://3ds.one/BBC