EDITORIAL Monica Menghini

Monica Menghini

Vicepresidenta ejecutiva y directora de estrategia corporativa

Dassault Systèmes

En la era de las experiencias, cualquier tecnología que ayude a mejorar la experiencia de usuario es bienvenida. La virtualidad inmersiva —todo el espectro de tecnologías, desde la realidad virtual y aumentada hasta los hologramas— es uno de los avances más transformadores que las empresas punteras hayan tenido nunca al alcance.

«LA VIRTUALIDAD INMERSIVA NO ES SOLO PARA CONSUMIDORES. TAMBIÉN ESTÁ LLAMADA A REVOLUCIONAR EL SECTOR INDUSTRIAL».

MONICA MENGHINI

Esto es así porque, a diferencia de las formas de comunicación tradicionales, la virtualidad inmersiva —y muy especialmente la realidad virtual— se procesa en la parte del cerebro que controla las emociones y la memoria. Dicho de otra manera, las empresas pueden utilizar la virtualidad inmersiva para generar experiencias que conecten con sus clientes a nivel emocional y crear recuerdos duraderos.

La realidad virtual no es nueva. Las empresas más rentables del mundo llevan décadas utilizando la tecnología CAVE. Lo que sí es nuevo es que Oculus, HTC, Google y otras compañías hayan conseguido sacar la realidad inmersiva de los prohibitivos entornos CAVE y la hayan hecho accesible a todas las empresas gracias a las gafas de realidad virtual (HMD), que se comercializan a un precio muy razonable.

Las empresas que intentan aprovechar las nuevas oportunidades que les brinda esta nueva tecnología parten con una ventaja enorme. Y no se están quedando de brazos cruzados. Con estas gafas de realidad virtual —una tecnología portátil y cada vez más colaborativa—, las empresas están dando la oportunidad a los clientes de experimentar los productos de una manera natural y muy realista. Pero la virtualidad inmersiva no es solo para consumidores. También está llamada a revolucionar el sector industrial.

Para los fabricantes, puede desempeñar un papel fundamental en la validación de productos y la detección de problemas. En el caso del fabricante de aviones Embraer, diseñadores de todo el mundo la utilizan para inspeccionar simultáneamente y validar modelos en el mismo entorno virtual. En algunas fábricas, los empleados llevan puestas gafas de realidad aumentada con las que visualizan las instrucciones de montaje para realizar las tareas más rápidamente. En la fase de productos acabados, la virtualidad inmersiva crea experiencias que refuerzan el vínculo con los consumidores, ya sea en las tiendas, en los showrooms o a través de aplicaciones en línea preparadas para dicha tecnología.

Nuestros clientes deben crear y ofrecer experiencias excepcionales a sus propios clientes. Por eso, la plataforma 3DEXPERIENCE está preparada para integrar la virtualidad inmersiva en las distintas etapas de desarrollo de esas experiencias —detección de problemas y validación del producto, formación y montaje de fabricación, y configuración del producto por el consumidor—, erigiéndose como un facilitador muy eficaz de experiencias industriales para los fabricantes y de experiencias muy atractivas para sus clientes.

Tanto si nos sumergimos en un coche virtual para acabar de decidir el equipamiento como si visitamos una ciudad virtual con nuestro holograma para mejorar el entorno urbano en la vida real, la virtualidad inmersiva demuestra una vez más que el 3DEXPERIENCE es la moneda principal de todas las empresas, incluidas las inmersivas.

Ir arriba