COMPASS MAGAZINE #15

ABRAN EL LIBRO... La tecnología digital transforma los libros de texto

En las aulas de todo el mundo, la tecnología digital está transformando los libros de texto incluyendo contenido dinámico e interactivo que capta la atención de los alumnos. Como los libros de texto electrónicos resultan más económicos, docentes y editoriales colaboran con los proveedores de la tecnología para producir material multimedia que sea atractivo para los jóvenes.

En 2018, los eBooks representarán el 14 % de los ingresos globales de libros escolares, según un informe de la red multinacional de servicios profesionales PwC (antes conocida como PricewaterhouseCoopers). Puede parecer una cifra modesta, pero es el doble de lo que representaban los libros electrónicos escolares en 2013. Aunque el crecimiento se ve obstaculizado por la dependencia que tienen los centros docentes de los ajustados presupuestos públicos, que no permiten comprar libros de texto nuevos cada año, este formato emergente cuenta con el apoyo de las editoriales, especialmente en la enseñanza superior.

«Los alumnos usan cada vez más el libro electrónico», sostiene Linda Dunbar, directora de relaciones públicas corporativas de Wiley, importante editorial de libros de texto con sede en Hoboken (Nueva Jersey, EE. UU.). «Normalmente, los estudiantes que ya han utilizado un libro de texto electrónico son más propensos a usarlo de nuevo, porque la experiencia de usuario ha sido satisfactoria.»

Charlie Pearson, director de desarrollo de negocio de Pearson, editorial británica de material educativo, prevé un crecimiento sostenido en el futuro. «Nuestra plataforma editorial avanzada “nimbl” para dispositivos móviles está generando un gran interés en las escuelas», explica. «Llevará tiempo hasta que se traduzca en grandes ventas, pero esperamos que la demanda repunte, empezando por los jóvenes de 17-18 años, que son los que aprenden de una manera más independiente.»

MÁS VERSÁTILES QUE EL LIBRO TRADICIONAL

Los libros de texto electrónicos superan el libro tradicional por ser un repositorio flexible de recursos y archivos multimedia, que cuentan además con funciones de control y comentarios instantáneos. «La transformación a largo plazo no pasa por colgar los libros en Internet», declaró recientemente Mary Skafidas, ejecutiva de marketing de la editorial neoyorkina McGraw-Hill Education, a la revista Scholastic Administr@tor. «Consiste en crear varias herramientas, en dar un paso más allá de la prosa digital.»

La colección Technique de la editorial francesa Hachette dio ese paso asociándose con expertos en tecnología educativa con el objetivo de crear animaciones en 3D para la versión digital de un manual de tecnología utilizado en las escuelas galas. Las animaciones permiten a los estudiantes observar, manipular y deconstruir modelos técnicos 3D, y las explicaciones en francés e inglés favorecen el aprendizaje de idiomas.

«Estas animaciones encajan bien en un sistema combinado de experimentos prácticos, charlas y sesiones de laboratorio», afirma Sylvain Grenaille, que enseña tecnología en el instituto Viollet-le-Duc de Villiers-Saint-Frédéric (Francia), una de las escuelas que ya han probado el libro de texto electrónico de Hachette. «A los alumnos les gusta estudiar las tecnologías digitales que utilizarán ampliamente fuera de la escuela. La clase en la que utilizamos las animaciones 3D fue la más provechosa, porque fue la que despertó más interés entre los estudiantes.»

14 %

En 2018, los eBooks representarán el 14 % de los ingresos globales de libros escolares, según PwC.

EL PRIMERO DE LA CLASE

Los libros de texto proporcionan contenido interactivo multimedia en una amplia gama de dispositivos, además de permitir un seguimiento de los avances y capacidades del alumno. Ewan Campbell, profesor de magisterio que trabaja para el proyecto Pro-ELT (English Language Teaching) del British Council en Malasia, imparte cursos que combinan el aprendizaje presencial basado en libros de texto convencionales con los deberes realizados en plataformas digitales. «El gran reto de los libros digitales es cómo mostrar el contenido en los distintos dispositivos», señala. «Aquí en Malasia la mayoría de los futuros maestros tienen smartphones, y pocos tienen ordenadores portátiles, así que los recursos digitales deben funcionar en los dispositivos de que disponen.»

Algunas editoriales pioneras ya están abordando esta cuestión. «Estamos creando contenido que se vea bien en todas las pantallas», explica Pearson. «El lenguaje de marcado de los libros de texto electrónicos debe ser más completo porque al contenido se le exige una mayor funcionalidad.»

LEER EL FUTURO

En el futuro, los libros de texto electrónicos ofrecerán un amplio abanico de recursos atractivos e innovadores. El objetivo de las editoriales es hacerlos cada vez más sofisticados e interactivos. «Los libros de texto electrónicos evolucionarán hasta conseguir un mayor grado de interactividad, incluso como producto estándar», comenta Dunbar, de Wiley. «Lo iremos viendo a medida que las editoriales vayan trasladando progresivamente sus contenidos a un formato ePUB3 más dinámico y reajustable. Surgirá una amplia gama de ofertas, desde texto estándar en un dispositivo hasta una plataforma de aprendizaje adaptativa con toda una serie de mejoras.»

«NORMALMENTE, LOS ESTUDIANTES QUE YA HAN UTILIZADO UN LIBRO DE TEXTO ELECTRÓNICO SON MÁS PROPENSOS A USARLO DE NUEVO, PORQUE LA EXPERIENCIA DE USUARIO HA SIDO SATISFACTORIA.»

LINDA DUNBAR DIRECTORA DE RELACIONES PÚBLICAS CORPORATIVAS, WILEY

Estos recursos tan versátiles podrían generar nuevos modelos de negocio, por lo que habría más personas que podrían acceder al material educativo que necesitan. Por ejemplo, en diversos estados de Estados Unidos, docentes y administradores están abandonando los caros libros de texto en papel en favor de plataformas como Wikispaces for Teachers, Netvibes, Moodle y Edmodo para crear sus propios libros de texto electrónicos. Los libros de texto electrónicos de Wiley se pueden comprar o alquilar, y los educadores pueden seleccionar el contenido que necesiten para crear libros de texto personalizados en el formato que deseen. En un blog de EduTech, Michael Trucano, experto informático y especialista en tecnologías de comunicación y políticas educativas del Banco Mundial, sugirió recientemente que los estudiantes de los países más pobres podrían comprar capítulos de libros de texto electrónicos según lo fueran necesitando, del mismo modo que las empresas de bienes de consumo venden las dosis de detergente de un solo uso.

A medida que se vaya extendiendo su uso, los libros de texto electrónicos seguirán evolucionando a través de alianzas entre las editoriales, escuelas, medios de comunicación y proveedores de tecnología. Estos recursos interactivos prometen experiencias atractivas para una gran cantidad de alumnos con mucho futuro por delante.

por Jacqui Griffiths Ir arriba
por Jacqui Griffiths

Descubra el libro electrónico ampliado en 3D:
https://youtu.be/zexqUneoz_A