COMPASS MAGAZINE #15

PRODUCTOS ENVASADOS Y VENTA AL POR MENOR SCENT OF SUCCESS

Thomas Fontaine es el perfumista de la marca francesa Jean Patou y responsable de Joy, uno de sus perfumes más icónicos desde que fue lanzado en 1930. Compass ha conversado con él para conocer los secretos que rodean la creación de una fragancia clásica.

 COMPASS:  Joy lleva 80 años conociendo el éxito. ¿A qué lo atribuye? 

THOMAS FONTAINE: Joy tiene éxito porque es una obra de arte. Ha despertado verdadera devoción durante 80 años, y el secreto está en las materias primas. Joy es a la vez la fragancia más simple y la más sofisticada del mundo. Tiene dos ingredientes principales —rosa y jazmín—,que son de primerísima calidad. 

¿Cuál es el secreto para que un perfume siga gustando con el paso de los años? 

TF:  En cualquier mercado, es fácil afirmar a posteriori que una fórmula es una obra de arte, pero eso no se sabe al principio del proceso.

Cuando creo una nueva fragancia, no me preocupa lo que hay en el mercado. Una fórmula clásica no se ciñe al corsé de las modas. Algunas marcas conocidas realizan muchas pruebas de consumo durante el proceso de desarrollo, y en consecuencia obtienen una fragancia bastante parecida a las ya existentes. 

Es posible que vendan muchas unidades, pero raramente estarán más de dos o tres años en el mercado. Nosotros, en cambio, cuando lanzamos una fragancia ofrecemos un producto que cuenta una historia real, no un concepto de marketing. 

¿Qué historia cuenta Joy? 

TF: Joy cuenta una historia de lujo auténtico. Se creó en 1930, tras la Gran Depresión, y fue presentada como «el perfume más caro del mundo». Al principio, a Jean Patou le dijeron que no podía lanzar el perfume porque era demasiado caro, así que decidió regalarlo. 

¿Cómo siguen atrayendo a nuevos clientes con una fragancia tan tradicional? 

TF: Nuestros perfumes contienen muchos ingredientes naturales y son en cierta manera productos vivos. La naturaleza puede hacer que determinadas cualidades de las materias primas naturales cambien ligeramente de un año a otro, y eso puede crear diferencias sutiles en el perfume. Parte de mi trabajo es lograr que el perfume se mantenga fiel al aroma original a lo largo de los años. Cada año huelo todas las materias primas y hago algunos cambios para evitar que se produzca una evolución significativa. 

¿Cómo se asegura de que los ingredientes actuales de Joy sean fieles a la fórmula original de 1929? 

TF: Los dos principales ingredientes de Joy son tipos específicos de rosa y jazmín de la ciudad de Grasse, al sur de Francia, donde la calidad del suelo confiere a estas materias primas una fragancia única. Son ingredientes raros, así que cultivamos nuestros propios campos en las afueras de Grasse y de este modo nos aseguramos el abastecimiento. 

«NUESTROS PERFUMES CONTIENEN MUCHOS INGREDIENTES NATURALES Y SON EN CIERTA MANERA PRODUCTOS VIVOS.»

THOMAS FONTAINE PERFUMISTA, JEAN PATOU

La tecnología nos ayuda de muchas maneras, pero solo un perfumista experimentado puede decir si la fórmula tiene el equilibrio justo, porque el olor depende de la percepción de las personas. La terminología que usamos —como un «toque verde» o un «toque energizante»— se refiere a las sensaciones, no a los datos físicos.

¿Qué importancia tienen elementos como el color del perfume, el frasco y la caja? 

TF: Todos los aspectos son importantes. La fragancia es lo más importante, pero el nombre, la caja y todo lo demás deben comunicar algo al consumidor. Si esos elementos no encajan en la historia del producto, el producto no tendrá éxito.

Joy sigue en el mercado porque la comunicación ha ayudado a que se siga comercializando. Su icónico frasco, creado por el diseñador de Art Déco Louis Süe en la década de los treinta, forma parte de su historia, y lo mismo sucede con la botellita de cristal de Baccarat. Estas botellas transmiten una sensación de lujo que también forma parte del sueño. ◆ 

por Jacqui Griffiths Ir arriba
por Jacqui Griffiths