COMPASS MAGAZINE #15

INTERCAMBIO DE CONOCIMIENTO AKKA Technologies impulsa la innovación con conocimiento intersectorial

AKKA Technologies aprovecha el conocimiento adquirido como prestador global de servicios en diversas industrias (aeroespacial, automotriz, tecnologías de la información y energía) para buscar la innovación extrapolando ideas entre distintos sectores. Maurice Ricci, presidente del consejo de administración y consejero delegado del grupo AKKA, analiza cómo funciona este concepto.

COMPASS: AKKA siempre está presentado nuevas tecnologías e ideas. ¿Cuál es su secreto?

MAURICE RICCI: Tenemos un centro de investigación, el AKKA Research. En él trabajan ingenieros de diversas disciplinas y por eso podemos trasladar conocimientos de un sector a otro. Los ingenieros hablan entre ellos y eso fomenta la colaboración interna. El AKKA Research nos cuesta dinero, pero merece mucho la pena por su espíritu innovador. 

¿Qué valor aporta a sus socios esta concentración intersectorial?

MR: La tecnología de los prototipos Link & Go, por ejemplo, no proviene de la industria automotriz, sino de la aeroespacial. También incorpora ideas de la industria ferroviaria y del transporte público.

Ha mencionado el Link & Go. ¿En qué consiste?

MR: Link & Go es la segunda generación de una línea de investigación que comenzó hace muchos años, cuando empezamos a trabajar en los vehículos eléctricos. Ahora es un vehículo autónomo que utiliza un mapa digital o un modelo del entorno por el que circula (la ciudad, normalmente). Link & Go 2.0 predice la comunicación con infraestructuras inteligentes: señales de tráfico, indicaciones, cabinas de peaje, carreteras y aplicaciones móviles. Al formar parte de la infraestructura que abarca todas las modalidades de transporte que contribuyen a garantizar la seguridad vial, permite reducir costes y las emisiones de carbono.

Link & Go 2.0 ha puesto de relieve la ingente cantidad de datos que podrían generar los vehículos autónomos. ¿Cómo nos preparamos para esto?

MR: Si un día los coches y los vehículos se convierten en objetos conectados, como los teléfonos, habrá demasiados datos que asimilar. Por eso, estos vehículos deberán tener integrada algún tipo de autonomía de datos, algún sistema que sea capaz de tomar decisiones para garantizar la seguridad del vehículo, de los datos y del sistema informático. Pero cuanta más seguridad incorpore, más difícil será almacenar los datos y acceder a ellos. Gobiernos y administraciones deben trabajar en la elaboración de normativas. La industria digital está trabajando en los componentes, pero también debe cambiar la mentalidad de los usuarios.

Veo que va más allá de los retos inmediatos y evidentes. ¿Es algo deliberado o instintivo?

MR: Es algo consustancial a nuestra empresa y nuestro grupo: comprender y prever las evoluciones técnicas, las necesidades y los retos de nuestros clientes con el fin de estar preparados para afrontar esos retos. 

¿Cómo consiguen proporcionar siempre innovación como valor añadido?

MR: Le daré un ejemplo. En 2013 presentamos un nuevo prototipo de movilidad urbana con el Link & Go. Ya no era el típico coche que uno se compra para conducirlo, sino una especie de sala de estar con ruedas que el conductor —reconvertido en pasajero— puede utilizar para lo que quiera. Ahora empiezan a verse adaptaciones de este concepto de sala de estar en algunos vehículos autónomos, y el ejemplo más impresionante es el prototipo F015 Luxury in Motion de Mercedes-Benz.

Simplemente les enseñamos el camino de algo nuevo y convivimos con la innovación a diario.

¿Qué papel juega la ingeniería en el futuro del transporte y la movilidad?

MR: En 2009, cuando empezamos el prototipo Link & Go, la mayoría de los vehículos eléctricos eran en realidad vehículos con motor de combustión convertidos en eléctricos. Cuando creamos el Link & Go tuvimos que ingeniárnoslas para abordar algunas cuestiones clave, como el tamaño del vehículo, la autonomía, y la capacidad y seguridad de los pasajeros. El problema de la capacidad de pasajeros lo solventamos con el sistema «drive-by-wire» (‘pilotaje con mandos electrónicos’), concepto similar al «fly-by-wire» que se utiliza en la aviación. También inventamos sistemas de absorción de energía con los que incluso los vehículos pequeños podrían resistir colisiones y salir airosos de las pruebas de choque.

¿Qué innovaciones veremos en el transporte y la movilidad durante los próximos diez años?

MR: En California y Alemania ya han empezado a permitir pruebas en la vía pública. Si otros países siguen su ejemplo, el proceso se acelerará. Esto servirá para que los políticos empiecen a solucionar problemas como la protección del medio ambiente y la circulación de vehículos en las ciudades. Si encuentran una base sólida, agilizarán las medidas reguladoras necesarias.

¿La gente adoptará estos vehículos innovadores?

MR: La juventud de hace treinta años soñaba con comprarse un Ferrari. Tengo mis dudas sobre si los jóvenes de hoy sueñan con conducir un coche totalmente distinto, que no hace ruido y se aparca solo. Tenemos que darles tiempo para que vean estos vehículos con otros ojos. Está claro que no serán lo que ahora consideramos un coche. Serán diferentes. Otra forma de usar la movilidad.

por Thomas A Cannell Ir arriba
por Thomas A Cannell