#10EDITORIAL

EDITORIALMonica Menghini

Vicepresidenta ejecutiva y directora de estrategia corporativa

Dassault Systèmes


En la era de las experiencias, cualquier tecnología que ayude a mejorar la experiencia de usuario es bienvenida. La virtualidad inmersiva —todo el espectro de tecnologías, desde la realidad virtual y aumentada hasta los hologramas— es uno de los avances más transformadores que las empresas punteras hayan tenido nunca al alcance.

Esto es así porque, a diferencia de las formas de comunicación tradicionales, la virtualidad inmersiva —y muy especialmente la realidad virtual— se procesa en la parte del cerebro que controla las emociones y la memoria. Dicho de otra manera, las empresas pueden utilizar la virtualidad inmersiva para generar experiencias que conecten con sus clientes a nivel emocional y crear recuerdos duraderos.

El club DEL LIBRO